Generalitat de Catalunya

Nuevo usuario

Date de alta en la base de datos de producciones, empresas y profesionales de Catalan Films & TV.

Rêve de mousse - Sueño de escuma

Elena Molina

Terminada

productoras

Avinguda Diagonal 311 bis, 1er 2a
08013 Barcelona, Catalunya

Contacto Mayca Sanz

Carrer de la TV3 s/n
08970 San Juan Despí, Catalunya

Contacto Victor Carrera

+34 934 999 333
fax: +34 934 731 563

detalles de la producción

  • Año: 2018

  • Tipología: Documental - Largometraje

  • Género: Road movie

  • Público: Todos los públicos

  • Duración: 90.00 '

  • Versión original: Inglés , Castellano , Catalán

  • Formato: Color, HD, Dolby Stereo,

  • Estado: Terminada

equipo técnico y artístico

sinopsis

2014. Bretaña Francesa. Un pesquero abandonado se balancea en el muelle de Concarneau. En el casco aún pueden leerse las letras de su nombre, “Rêve de Mousse” -sueño de espuma o sueño de grumete, en castellano-. Es uno de tantos barcos de pesca artesanal que, con la implantación en los años noventa de los acuerdos europeos dentro de la Política Pesquera Común (PPC), dejaron de faenar por considerarse improductivos frente a las grandes naves de pesca industrial. A pesar del desuso, su quilla se mantiene firme, sujetando el esqueleto de madera y sus doce metros de eslora.

Conscientes de que el “Rêve de Mousse” está en condiciones de faenar unos años más en alta mar, el capitán Jean Pierre Coïc y un grupo de pescadores artesanales de la zona que conforman la asociación “Solidarité Pêche”, se han organizado para rescatarlo del abandono y darle una nueva vida al otro lado del océano, en Haití, uno de los territorios más ricos en pesca a nivel mundial y en el que, paradójicamente, el 90% de los pescadores locales no pueden acceder al extraordinario potencial de su extensión marítima por no disponer de los medios necesarios. Las técnicas de pesca en Haití son tan antiguas como antropológicamente fascinantes y prácticamente nadie dispone de embarcaciones a motor para practicar su medio de vida.

Coïc encarga al capitán Max Bordey, natural de Guadalupe y buen conocedor del atlántico y el caribe, que realice la travesía con el pesquero cargado de material médico, útiles para las escuelas y enseres y aparejos de pesca para sus homónimos haitianos. El “Rêve de Mousse” debe ser reparado antes de partir, y no es el barco más seguro para realizar un viaje semejante. Se añade a este reto, el hecho de contra con una tripulación muy particular: cuatro jóvenes artistas españoles, sin ninguna experiencia en alta mar, que se dirigen a Haití para realizar una gira por la isla con su espectáulo de marionetas, y han querido colaborar con el proyecto de la ong francesa, se convertiran en marineros en esta extraordinaria, aventura épica que llevará al “Reve de Mousse” a cruzar el océano Atlántico.
Después de tres meses durísimos en alta mar, la llegada a Haití será un choque de bruces contra la realidad. Recibidos por una orilla repleta de pescadores que tiraban sus redes a apenas cien metros de la costa porque, sin un motor, les era imposible llegar a zonas más profundas, con sus embarcaciones de tipo “tronco-vaciado” -traducción literal del nombre que tienen-, allí estaba el “Rêve de Mousse”, casi gigantesco al lado de sus troncos flotantes, dispuesto a servir y faenar para ellos. Pero... ¿cómo?

Los pescadores haitianos no disponen de medios ni conocimientos para asegurar su puesta a punto ni su mantenimiento. Tampoco pueden pagar la gasolina, ni saben tripularlo. Nadie les preguntó. “Solidarité Pêche” cedía solamente el barco y el Capitán Coïc, una vez allí, debe encontrar la manera de que realmente sea útil en Haití, tratar de conseguir ayuda de otros agentes cooperantes, y luchar contra lo que provoca en aquellos que debían ser ayudados. La iniciativa de reparar barcos para que sean aprovechados por otros es motivadora y parece que provee de solución a un gran problema, per diseñada sin contar con los pescadores haitianos, puede llegar a generar el efecto contrario a la intención inicial. La parte más dura de esta realidad es que los sentimientos, la visión, el pensamiento de aquellas personas para las que la única posibilidad de mejorar pasa por contar con ayuda exterior, se ven afectados hasta provocar en ocasiones, desconfianza, desesperanza, dolor, pesimismo, corrupción.

Los tripulantes españoles, abandonaran el “Rêve de Mousse” a su suerte pero las preguntas sobre el barco siguen ahí. ¿Lo habrá conseguido? ¿Seguirá el “Rêve de Mousse” anclado a unos metros de la costa balanceándose bajo el sol caribeño, como lo dejaron? ¿Servirá a algún otro propósito o será chatarra contaminante en la orilla o en el fondo del océano?


Festivals

Documenta Madrid 2018


España - Madrid

03/05/2018 - 13/05/2018